Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com
 

 

DODECANESO

ASTIPÁLEA

HALKI

KÁLIMNOS

KÁRPATHOS

KASOS

KASTELLÓRIZO

KOS

LEROS

LIPSÍ

NÍSIROS

PATMOS

RODAS

SYMI

TILOS

google maps
Enlaces

karpathos.org

inkarpathos

karpathos-is

Fotos

Si tienes alguna pregunta o un comentario sobre esta página, envía un correo

correo

Gracias

 
KARPATHOS
 

COSTA OESTE

 

MESSOHORI (MESOJORI) 

 

Población, 325 habitantes.

 

Precioso y auténtico pueblo de casas blancas muy cuidadas, asentado sobre una ladera que mira hacia el mar. Está rodeado de bosques de pinos.

 

Fue fundado en los tiempos en que las costas se veían amenazadas por los ataques de piratas y la población huyó hacia enclaves más seguros, como este, desde el que se divisa el mar, pero es difícilmente visible desde el mismo. La costa abrupta y acantilada lo mantenía a salvo, hallándose a 150 m de altura.

Messohori significa "pueblo del medio" ya que se halla justamente en la parte central de Kárpathos. Hasta no hace mucho estuvo aislado, lo que le ha permitido conservar intactas muchas costumbres y tradiciones.

 

Las casas blancas de tejados planos, se distribuyen en forma escalonada y entre ellas hay estrechas calles con escaleras que ascienden por la colina. De cerca, las viviendas poseen preciosos patios llenos de flores y colorido.

 

 

En la parte noroeste, en la zona más baja, comunicada por un estrecho camino, está la plaza, asomada al mar y al vacío. Se halla rodeada por varias iglesias. En el centro del pueblo está la pequeña e interesante iglesia de Agios Ioannis Prodromos, cuyas paredes tienen hermosos frescos con escenas de los Evangelios.

La iglesia más importante del pueblo, la Panagía Vrysiani, se halla bastante escondida, al noroeste. Inconfundible por su campanario con reloj, está construida sobre un manantial (vrysi). El 8 de septiembre se celebra su fiesta, de gran colorido, con música, bailes y gastronomía tradicional.

LEFKÓS

Población, 28 habitantes.

 

Pequeño pueblo de pescadores situado en un hermoso lugar, el cual ha sufrido una gran transformación como centro turístico gracias a su entorno. Por suerte, todavía no llega al tamaño de Amopí o Arkasa, aunque las obras amenazan con hacerlo pronto.

 

Uno de los reclamos que ofrece son las playas que lo rodean, todas de arena clara: la propia playa del pueblo; la de la Panagía, al este, protegida por un islote; la de Frangolimionas, al norte, más larga, y a unos 1,5 km al sur, la de Potali, que forma por sí misma otro pequeño centro turístico.

En el pequeño puerto, donde se amontonan las barcas de pesca, hay ruinas de una basílica del s. V. Más lejos, a unos 3,5 km hacia el noreste, está la pintoresca iglesia de Agios Georgios, con sus curiosas cúpulas, en una zona boscosa. Es del s. XIII y posee algunos frescos en sus muros.

 

Lefkós también posee varios yacimientos arqueológicos importantes. El lugar estuvo habitado desde la Prehistoria, teniendo un gran desarrollo desde la época romana hasta tiempos medievales. En el interior, a espaldas del pueblo, yacen los restos de un asentamiento en el que destacan las ruinas de una cisterna romana y unas catacumbas; también en el islote de Sokastro, que protege la playa de Frangolimionas por el noroeste, hay restos de época y bizantina y medieval.

 

 

FINIKI 

 

Población, 26 habitantes.

 

Pequeño núcleo concentrado en torno a un puerto natural. El enclave no pasó desapercibido a los fenicios, de quienes parece que deriva su nombre.

Las pocas casas se agolpan en torno al puerto. En su parte oriental hay una pequeña playa mientras que la occidental está resguardada por un rompeolas. Una colina rocosa, a sus espaldas, lo protege del meltemi. La hermosa iglesia de Agios Nikólaos, blanca y azul, contrasta sobre el tono de la piedra. En el embarcadero hay barcas de pesca que surten a los restaurantes del pueblo, que cuentan con buena fama.

 

 

Al inicio de la calle que se interna en la localidad, encontramos un monumento que conmemora un hecho histórico. En la parte de arriba hay una barca de bronce con siete tripulantes sobre una base de mármol. En ella, una inscripción rinde homenaje a los siete isleños que el 8 de octubre de 1944 partieron desde Finiki hacia Alejandría para comunicar al gobierno griego en el exilio que Kárpathos se había levantado en armas contra los ocupantes. El caique se llamaba "IMMAKOLATA”.

ARKASA 

 

Población, 473 habitantes.

 

Arkasa es un importante centro turístico de Kárpathos. El núcleo del pueblo se eleva sobre una pequeña loma frente a la costa. Está cruzado por el lecho profundo y seco del río Riaki (más bien un arroyo), que lo divide en dos, aunque un puente facilita la comunicación. A los lados se desparraman algunos hoteles y apartamentos.

 

 

La actual población data del s. XIX pero los orígenes del asentamiento en la zona son mucho más antiguos. En la península rocosa que se adentra en el mar, a la izquierda del pueblo, se hallaba la antigua acrópolis de Arkesia, llamada Paleókastro, la ciudad doria creada en el I milenio a. C., junto a las otras tres de la isla: Potideo, Vrikoús y Nísiros.

 

Arkesia se levantó sobre otro asentamiento de época micénica, a juzgar por los restos de muros ciclópeos encontrados. Sin embargo fue en época clásica y helenística cuando tuvo su gran desarrollo. Su prosperidad también alcanzó el período bizantino, aunque fue a partir de entonces cuando comenzó a decaer a causa de los ataques en las costas de piratas e invasores. Ya en época contemporánea, se configura el moderno pueblo.

 

La figura central que capitaliza la atención es la iglesia de Agia Ipapandi, con un tejado abovedado con arcos y un esbelto campanario. Las calles ascienden levemente por la colina, entre casas blancas con puertas y ventanas de vivos colores. La calle principal se halla repleta de tiendas para turistas, pero también de tranquilos kafeníon donde los locales charlan y juegan al tavli, bastante ajenos al ajetreo que les rodea. En el pueblo hay varios lugares que merecen una visita.

 

QUÉ VER

 

PALEÓKASTRO

 

La acrópolis de la antigua Arkesia se encuentra en lo alto de la península, a unos 500 m del pueblo.

 

Después de la fatigosa subida, alcanzamos los restos donde podemos apreciar el impresionante muro ciclópeo de cerca de 2 m de anchura, de probable origen micénico. Algunas columnas se desparraman por el suelo. Muchas de las piezas halladas están en el museo de Arkasa. No hay que perderse la bella panorámica.

AGIA SOFÍA Y AGIA ANASTASIA

 

Antes de llegar a la acrópolis desde el pueblo, el camino nos conduce directamente a la iglesia de Agia Sofía. La capilla blanca se alza sobre lo que queda de la basílica de Agia Anastasia, del s. V-VI, cuyos mosaicos todavía pueden verse, si bien la mejor parte se halla en el museo de Rodas. Algunos elementos arquitectónicos yacen por el patio. La posterior Agia Sofía conserva la antigua pila bautismal en la que actualmente se sigue bautizando.

 

 

 

MUSEO ARQUEOLÓGICO

 

Arkasa tiene un pequeño museo arqueológico que alberga las piezas recuperadas en el lugar, sobre todo de Paleókastro y de la iglesia de Agia Anastasia.

 

Abre de 10 a 13,30 h y de 17 a 20,30 h. Está situado en la carretera hacia Finiki, en la parte norte del pueblo.

 

 

PLAYA DE AGIOS NIKÓLAOS

 

Una buena manera de concluir una visita al pueblo es acabar en la playa de Agios Nikólaos, una de las más aclamadas de la isla. Está situada al sur de la acrópolis, en el lado contrario al pueblo. (ver la sección de playas)

 

Más información de Arkasa, en www.arkasa.com y www.visitarkasakarpathos.gr/

 

SUBIR

 

 

© 2011 dodecaneso.es