Javascript DHTML Drop Down Menu Powered by dhtml-menu-builder.com
 

 

DODECANESO

ASTIPÁLEA

HALKI

KÁLIMNOS

KÁRPATHOS

KASOS

KASTELLÓRIZO

KOS

LEROS

LIPSÍ

NÍSIROS

PATMOS

RODAS

SYMI

TILOS

google maps
Enlaces

karpathos.org

inkarpathos

karpathos-is

Fotos

Si tienes alguna pregunta o un comentario sobre esta página, envía un correo

correo

Gracias

 
KARPATHOS
 

INTERIOR

 

El interior de Kárpathos es una región montañosa. Excepto Pilés, Volada, Othos y Aperi, concentrados en corto espacio, los demás pueblos se dispersan en torno al monte Kalí Limni (1.215 m), máxima altura de la isla.

 

La carretera que surca toda la región es vertiginosa y las vistas son increíbles. Aquí es donde mejor se conservan las tradiciones. Merece la pena visitar algún pueblo cuando celebre sus fiestas. La zona es muy fértil, abundando los bosques y los manantiales. Hay numerosas rutas para caminar.

 

 

APERI

 

 

Población, 469 habitantes.

 

Pueblo grande de una limpieza y blancura deslumbrantes. La zona ya estuvo habitada en la Edad del Bronce, según las evidencias encontradas. Tuvo continuidad a lo largo del tiempo y se cree que en la colina a sus espaldas se alzaba la acrópolis, luego ocupada por una fortaleza. La actual población se fundó en la Edad Media, cuando los ataques de los piratas obligaron a los habitantes de la costa a buscar refugio en el interior. Y bien que lo hallaron, ya que el pueblo no se ve desde el mar.

 

Aperi fue centro administrativo y capital de la isla hasta 1892, aunque sigue albergando la capitalidad religiosa, con la sede del Metropolitano. Situado sobre las laderas del monte Lastos, a unos 300 m de altura, el pueblo está dividido por el lecho seco de un río, cuyas orillas une un pequeño puente.

Aperi tiene unas calles estrechas, con escaleras, que ascienden por la colina, entre casas blancas muy arregladas, de volúmenes cúbicos y tejados rojizos a dos y cuatro aguas. Muchas de las casas fueron construidas por emigrantes, al igual que algunos edificios públicos, como la escuela o el gimnasio. Y es que el pueblo tiene cierto aire señorial. También la iglesia de la Panagía se destaca, ya que es la Catedral de Kárpathos.

 

 

 

ALREDEDORES DE APERI

 

 

Una de las ventajas del pueblo es que tiene interesantes lugares a poca distancia para visitar. Para las playas, ver información en el apartadode playas.

 

 

MYRTONAS: pequeña localidad a unos 5 km al norte de Aperi. Es un plácido lugar rodeado de bosque y con manantiales.

 

 

PLAYA DE ACHATA: a 4 km al este de Aperi (hay autobús), está la bonita playa de Achata, en un precioso entorno. Un camino hacia el sureste conduce a la vieja iglesia de Agios Andreas.

 

 

PLAYA DE KATO LAKOS: menos turística que las que la rodean, está a unos 7 km al norte de Aperi. La carretera está asfaltada, si bien tiene unas curvas y un descenso fuerte.

 

 

PLAYA DE KYRÁ PANAGÍA: es una de las más hermosas y visitadas playas de Kárpathos, a unos 8 km al norte de Aperi. A pesar de su aire turístico, merece una visita por la belleza de su entorno. La carretera de acceso es buena.

 

 

PLAYA DE APELLÁ: otra playa de gran belleza, más apartada, a casi 9 km al norte de Aperi. Poco antes de llegar está la iglesia de Agios Loukas, del s. XII-XIII, con interesantes frescos.  Aunque se puede llegar bien desde Aperi, quizás sea más corto hacerlo desde Spoa.

 

 

AGIOS NIKÓLAOS: un agradable paseo de unos 4 km y algo más de 1 h lleva hasta la iglesia de Agios Nikólaos, al norte del pueblo.

 

 

VOLADA

 

Población, 415 habitantes.

 

 

Pequeño núcleo situado sobre Aperi, a unos 450 m de altura, oculto entre las montañas. A pesar de tener una vista sobrecogedora, el pueblo pasa desapercibido desde el mar, como perseguían los que eligieron este emplazamiento. En el pueblos destaca la iglesia de la Panagía, del s. XVIII, cuya fiesta principal se celebra el 8 de septiembre.

 

OTHOS (OZOS)

 

Población, 385 habitantes.

 

Precioso pueblo de casas bien cuidadas, muchas con elementos decorativos en fachadas y balcones, rodeado de vegetación. Es la localidad situada a más altura de la isla, a algo más de 500 m, lo que significa unas panorámicas verdaderamente espectaculares. Desde el mar se ven las casas blancas recortadas contra la montaña, casi tocando el cielo.

 

Parece que el asentamiento se creó en el s. XVII, según se cuenta, por habitantes de Afiartis, a cuya propiedad pertenecen estas tierras. Quizás sea la razón por la que se sugiere que el nombre, Othos, deriva de “Otos”, hermano del gigante “Efialtes”, origen a su vez de Afiartis.

 

Continuando por la calle principal llegamos al pequeño Museo del Folclore, alojado en un edificio de piedra. Es la reconstrucción de una casa tradicional de la isla, con la sala de estar, el dormitorio y la cocina. Muy interesante y didáctico. Llama la atención la kounia, el lugar donde se colocaba el bebé. Abre todos los días, excepto martes y domingo, que permanece cerrado, de 10,30 a 13,30 h. El precio es de 1 €

 

PILÉS

 

           

Población, 407 habitantes.

 

Pilés es otro pequeño pueblo asentado a unos 300 m de altura, sobre la colina. Las bonitas casas de colores, muy cuidadas, se encuentran rodeadas de frondosa vegetación, en una tierra especialmente fértil, donde vemos almendros, higueras, manzanos, granados, naranjos, etc.

 

Se dice que el pueblo fue levantado en el s. XVIII por habitantes de Aperi, a 8 km, propietarios de estas tierras.

 

Las estrechas calles zigzaguean entre las casas, de cuyos patios, cerrados con bonitos portales metálicos, sobresalen coloridas flores. Hay dos importantes iglesias en el pueblo: la de la Sagrada Cruz y la de Kímissis tis Theotokou, la principal.

El 14 de septiembre se celebra una importante fiesta religiosa, que concluye en la iglesia de Agia Sofía de Arkasa, a la que todo el pueblo se desplaza.

 

 

 

MENETÉS

 

 

Población, 723 habitantes.

 

Menetés es uno de los pueblos más interesantes de Kárpathos, si bien a ello contribuye especialmente su ubicación, construido en forma de anfiteatro sobre la colina rocosa del Profiti Ilías, a unos 350 m de altura. Después de Pigadia, es el pueblo más grande de la isla.

 

Su origen se sitúa en la Edad Media, quizás hacia el año 1000, cuando los habitantes de las poblaciones costeras abandonaron sus emplazamientos y se dirigieron hacia el interior, en busca de un lugar con buenas defensas naturales contra los ataques de los piratas e invasores. Además, contaba con una muralla que rodeaba la parte principal de la localidad. El pueblo actual, sin embargo, es del s. XIX.

En época contemporánea, Menetés también fue decisivo ya que aquí se inició, el 5 de octubre de 1944, la sublevación contra los ocupantes, en plena II Guerra Mundial. Un monumento conmemorativo lo recuerda a la entrada del pueblo.

 

A la entrada destaca, colgada sobre el precipicio, la impresionante iglesia de Kímissis Theotokou, (la Anunciación), del s. XIX, con un curioso tejado de arcos en dos niveles, un campanario y un patio que la rodea. En su interior hay un venerado icono de la Panagía, que la tradición señala como milagroso, y dos columnas pertenecientes a la antigua basílica de Agia Anastasia, situada en Arkasa, de la que apenas quedan restos. El 15  de agosto, la Asunción, se celebra en Menetés una gran fiesta, una de las más importantes de la isla. Desde el patio de la iglesia, asomado al vacío, la vista corta la respiración.

Continuando la calle, una bajada a la derecha donde hay un aparcamiento, está la pequeña iglesia de Evangelistria, convertida en Museo del Folclore, donde se exhiben diversos objetos de la vida cotidiana. Abre de 9 a  13 h y es gratuito.

Merece la pena tomar alguna de las estrechas calles que ascienden por la colina y pasan al lado de hermosas casas pintadas, con patios coloridos y rejas originales. Si continuamos hasta arriba llegaremos a la iglesia de Agios Spiridón, y el esfuerzo se verá recompensado con las mejores vistas del pueblo, la bahía de Pigadia y su entorno.

SUBIR

 

 

© 2011 dodecaneso.es